Cada 12 de diciembre miles de personas visitan, le cantan, le rezan y le agradecen a la Virgen de Guadalupe en su día. El país se paraliza, las carreteras son avasalladas por los fieles que recorren días o hasta semanas para llegar al templo donde se encuentra la “morenita”.

En la capital chiapaneca, dos grupos peregrinos son los más representativos: Revolución-Mexicana – Tuxtla Gutiérrez y Villaflores – Tuxtla Gutiérrez. Desde las nueve de la mañana el primer contingente de hombres, mujeres y niños empieza su recorrido para poder ingresar a la Basílica, después el siguiente equipo que es el más grande llega al recinto para ser bendecido por la Guadalupana.

Los fieles recorren la avenida central con cantos, cohetes e imágenes, quienes han caminado kilómetros para llegar al altar de la Virgen del Tepeyac, ya sea por tradición, alguna manda o por devoción a su imagen religiosa.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre